Los jefes - Los cachorros Los jefes - Los cachorros \"Los jefes\" (1959) fue el primer libro publicado por Mario Vargas Iiosa, con el cual obtuvo su primer reconocimiento literario, el Premio Leopoldo Alas. Segun su autor, \"Los jefes es un pequeno microcosmos de lo que vendria a ser el resto de mis libros\". Cuando escribio \"Los cachorros\" (1967), el escritor решало era ya dueno de todas sus facultades narrativas, por lo que es un muestrario de la diversidad de las pasiones personales у colectivas.Tal у como afirma Vargas Llosa, \"de todas las obras que he escrito es la que ha tenido interpretaciones mas diversas\". A traves de los adolescentes protagonistas de las dos obras, Vargas Llosa reflexiona sobre la tirania у la violencia que marcan una sociedad у frustran las expectativas de sus habitantes. Punto de lectura 978-84-663-2083-2
1092 руб.
Russian
Каталог товаров

Los jefes - Los cachorros

  • Автор: Llosa Mario Vargas
  • Мягкий переплет. Крепление скрепкой или клеем
  • Издательство: Punto de lectura
  • Год выпуска: 2008
  • Кол. страниц: 176
  • ISBN: 978-84-663-2083-2
Временно отсутствует
?
  • Описание
  • Характеристики
  • Отзывы о товаре
  • Отзывы ReadRate
"Los jefes" (1959) fue el primer libro publicado por Mario Vargas Iiosa, con el cual obtuvo su primer reconocimiento literario, el Premio Leopoldo Alas. Segun su autor, "Los jefes es un pequeno microcosmos de lo que vendria a ser el resto de mis libros". Cuando escribio "Los cachorros" (1967), el escritor решало era ya dueno de todas sus facultades narrativas, por lo que es un muestrario de la diversidad de las pasiones personales у colectivas.Tal у como afirma Vargas Llosa, "de todas las obras que he escrito es la que ha tenido interpretaciones mas diversas". A traves de los adolescentes protagonistas de las dos obras, Vargas Llosa reflexiona sobre la tirania у la violencia que marcan una sociedad у frustran las expectativas de sus habitantes.
Отрывок из книги «Los jefes - Los cachorros»
Los jefes
I
Javier se adelanto por un segundo:
—.Pito! —grito, ya de pie.
La tension se quebro, violentamente, como una explosion.
Todos estabamos parados: el doctor Abasalo
tenia la boca abierta. Enrojecia, apretando los punos.
Cuando, recobrandose, levantaba una mano y parecia a
punto de lanzar un sermon, el pito sono de verdad. Salimos
corriendo con estrepito, enloquecidos, azuzados
por el graznido de cuervo de Amaya, que avanzaba volteando
carpetas.
El patio estaba sacudido por los gritos. Los de
cuarto y tercero habian salido antes, formaban un gran
circulo que se mecia bajo el polvo. Casi con nosotros,
entraron los de primero y segundo; traian nuevas frases
agresivas, mas odio. El circulo crecio. La indignacion
era unanime en la media. (La primaria tenia un patio
pequeno, de mosaicos azules, en el ala opuesta del colegio.)
—Quiere fregarnos, el serrano.
—Si. Maldito sea.
Nadie hablaba de los examenes finales. El fulgor de
las pupilas, las vociferaciones, el escandalo indicaban
que habia llegado el momento de enfrentar al director.
9
De pronto, deje de hacer esfuerzos por contenerme
y comence a recorrer febrilmente los grupos: «.Nos
friega y nos callamos?». «Hay que hacer algo.» «Hay
que hacer algo.»
Una mano ferrea me extrajo del centro del circulo.
—Tu no —dijo Javier—. No te metas. Te expulsan.
Ya lo sabes.
—Ahora no me importa. Me las va a pagar todas. Es
mi oportunidad, .ves? Hagamos que formen.
En voz baja fuimos repitiendo por el patio, de oido
en oido: «Formen filas», «a formar, rapido».
—.Formemos las filas! —el vozarron de Raygada
vibro en el aire sofocante de la manana.
Muchos, a la vez, corearon:
—.A formar! .A formar!
Los inspectores Gallardo y Romero vieron entonces,
sorprendidos, que de pronto decaia el bullicio y se
organizaban las filas antes de concluir el recreo. Estaban
apoyados en la pared, junto a la sala de profesores, frente
a nosotros, y nos miraban nerviosamente. Luego se
miraron entre ellos. En la puerta habian aparecido algunos
profesores; tambien estaban extranados.
El inspector Gallardo se aproximo:
—.Oigan! —grito, desconcertado—. Todavia no…
—Calla —repuso alguien, desde atras—. .Calla,
Gallardo, maricon!
Gallardo se puso palido. A grandes pasos, con gesto
amenazador, invadio las filas. A su espalda, varios gritaban:
«.Gallardo, maricon!».
—Marchemos —dije—. Demos vueltas al patio.
Primero los de quinto.
10
(…)

Оставить заявку на описание
?
Содержание
Los jefes

стр. 7-112

Los cachorros

стр. 113-164
Отзывы
Найти пункт
 Выбрать станцию:
жирным выделены станции, где есть пункты самовывоза
Выбрать пункт:
Поиск по названию улиц:
Подписка 
Введите Reader's код или e-mail
Периодичность
При каждом поступлении товара
Не чаще 1 раза в неделю
Не чаще 1 раза в месяц
Мы перезвоним

Возникли сложности с дозвоном? Оформите заявку, и в течение часа мы перезвоним Вам сами!

Captcha
Обновить
Сообщение об ошибке

Обрамите звездочками (*) место ошибки или опишите саму ошибку.

Скриншот ошибки:

Введите код:*

Captcha
Обновить