Amado amo Amado amo \"Amado amo\" es una comedia negra del mundo laboral. Es una novela sobre el poder, pero un poder con minus-culas, cotidiano у perfectamente reconocible: el que ejercen las empresas, el que sufren los asalariados, un poder risible que se mide en metros de despacho о en el numero de veces que el jefe se ha parado a hablar contigo. Cesar Miranda, empleado de una gran em-presa, es un hombre en crisis que interna sobrevivir a las tormentas у tormentos de una competitividad desenfrenada. Y su peripecia nos va dibujando el implacable pero divertidisimo retrato de la disparatada sociedad en que vivimos. Punto de lectura 978-84-663-2284-3
1003 руб.
Russian
Каталог товаров

Amado amo

  • Автор: Rosa Montero
  • Мягкий переплет. Крепление скрепкой или клеем
  • Издательство: Punto de lectura
  • Год выпуска: 2009
  • Кол. страниц: 176
  • ISBN: 978-84-663-2284-3
Временно отсутствует
?
  • Описание
  • Характеристики
  • Отзывы о товаре
  • Отзывы ReadRate
"Amado amo" es una comedia negra del mundo laboral. Es una novela sobre el poder, pero un poder con minus-culas, cotidiano у perfectamente reconocible: el que ejercen las empresas, el que sufren los asalariados, un poder risible que se mide en metros de despacho о en el numero de veces que el jefe se ha parado a hablar contigo. Cesar Miranda, empleado de una gran em-presa, es un hombre en crisis que interna sobrevivir a las tormentas у tormentos de una competitividad desenfrenada. Y su peripecia nos va dibujando el implacable pero divertidisimo retrato de la disparatada sociedad en que vivimos.
Отрывок из книги «Amado amo»
1

Al entrar en el aparcamiento subterraneo casi se
empotro contra la trasera de un automovil rojo. El otro
conductor saco la cabeza por la ventanilla: una coronilla
rala, unas mejillas blandas y enrojecidas, unos ojos hinchados.
Perdona, chico, pero hay un cretino que ha ocupado
mi plaza. Era Matias. Cesar dio marcha atras para
facilitarle la maniobra, y el coche rojo retrocedio zumbando,
derrapando y rasgunandose el costado contra una
de las columnas de hormigon. Matias se apeo hecho
una furia: Maldita la leche que, me cago en la, hay que
joderse con el. Mascullaba imprecaciones mitad para si,
mitad para Cesar; y tambien para el magullado aleron del
auto, y sobre todo para el encargado del aparcamiento,
que venia ahora hacia ellos envuelto en un mono untado
de grasa: despacio, muy despacio, como si quisiera dar
tiempo a que Matias se vaciara de maldiciones; o quiza
simplemente por fastidiar. Que quien ha sido el imbecil
que ha metido un coche en mi plaza. El tipo se rasco la
barbilla, se encogio de hombros: Son ordenes, yo no se
nada. .Ordenes? .Que ordenes? A mi me han dicho que
a partir de hoy esa plaza es del senor Martinez, respondia
cazurramente el otro, escupiendo de cuando en cuando
10
alguna brizna invisible de materia, como si tuviera en la
lengua una hebra de tabaco que no acabara de expulsar.
Matias abrio la boca, la cerro. Y Cesar penso: Esta acabado.
Quien lo ha ordenado, pregunto el mediomuerto con
voz ronca. El senor Pibu, dijo el encargado, yo no se
nada. Pittbourg, el subdirector administrativo. Matias
parpadeo, trago saliva ruidosamente, dio media vuelta,
empezo a caminar hacia la salida con pasos de ciego. Cesar
entrego las llaves de su coche al empleado y corrio
tras su colega. Por debajo de los rosetones de sus mejillas,
Matias mostraba un semblante fosforescentemente
livido; las venillas moradas de su nariz parecian el mapa
de una cuenca hidrografica. No te preocupes, Matias,
empezo a decir Cesar. E inmediatamente se dio cuenta
de que Matias estaba en realidad tan preocupado que la
frase resultaba algo brutal: era como mentarle la chepa a
un giboso. No te enfades, Matias, rectifico entonces,
porque el enfado era siempre una emocion mas digna, la
furia era un atributo de los dioses. Venga, hombre, Matias,
no te cabrees, a mi tambien me quitaron la plaza del
aparcamiento hace unos meses, no es para ponerse asi.
.No?, musito Matias, lanzandole una fugaz mirada de
reojo. No, hombre, ya sabes que siempre ha habido
problemas con el garaje porque no hay plazas suficientes,
yo ahora le doy las llaves al encargado y santas pascuas,
es incluso mas comodo. Eso decia Cesar, mentiroso
y magnanimo.
(…)

Оставить заявку на описание
?
Отзывы
Найти пункт
 Выбрать станцию:
жирным выделены станции, где есть пункты самовывоза
Выбрать пункт:
Поиск по названию улиц:
Подписка 
Введите Reader's код или e-mail
Периодичность
При каждом поступлении товара
Не чаще 1 раза в неделю
Не чаще 1 раза в месяц
Мы перезвоним

Возникли сложности с дозвоном? Оформите заявку, и в течение часа мы перезвоним Вам сами!

Captcha
Обновить
Сообщение об ошибке

Обрамите звездочками (*) место ошибки или опишите саму ошибку.

Скриншот ошибки:

Введите код:*

Captcha
Обновить