El corazon del Tartaro El corazon del Tartaro La editora de libros medievales Sofia Zarzamala nunca penso que el pasado pudiera irrumpir en su vida para sumergirla en los infiernos. Te he encontrado, dice la voz de un hombre al otro lado de la linea telefonica, y con eso basta para que Sofia se vista a toda prisa y huya de su apartamento. El descenso de Sofia a los bajos fondos de la ciudad se alterna con su misterioso pasado. Tras veinticuatro horas repletas de caoticas experiencias, la luz aguarda al final del tunel. Punto de lectura 978-84-663-2286-7
1127 руб.
Russian
Каталог товаров

El corazon del Tartaro

  • Автор: Rosa Montero
  • Мягкий переплет. Крепление скрепкой или клеем
  • Издательство: Punto de lectura
  • Серия: Coleccion Narrativa
  • Год выпуска: 2009
  • Кол. страниц: 304
  • ISBN: 978-84-663-2286-7
Временно отсутствует
?
  • Описание
  • Характеристики
  • Отзывы о товаре
  • Отзывы ReadRate
La editora de libros medievales Sofia Zarzamala nunca penso que el pasado pudiera irrumpir en su vida para sumergirla en los infiernos. Te he encontrado, dice la voz de un hombre al otro lado de la linea telefonica, y con eso basta para que Sofia se vista a toda prisa y huya de su apartamento. El descenso de Sofia a los bajos fondos de la ciudad se alterna con su misterioso pasado. Tras veinticuatro horas repletas de caoticas experiencias, la luz aguarda al final del tunel.
Отрывок из книги «El corazon del Tartaro»
Lo peor es que las desgracias no suelen anunciarse.
No hay perros que ululen al amanecer senalando la fecha
de nuestra muerte, y uno nunca sabe, cuando comienza
el dia, si le espera una jornada rutinaria o una catastrofe.
La desgracia es una cuarta dimension que se adhiere a
nuestras vidas como una sombra; casi todos los humanos
nos las apanamos para vivir olvidando que somos quebradizos
y mortales, pero algunos individuos no saben
protegerse del temor al abismo. Zarza pertenecia a este
ultimo grupo. Siempre supo que el infortunio se aproxima
con callados e insidiosos pies de trapo.
Aquel dia, Zarza se desperto antes de que sonara la
alarma del reloj y enseguida advirtio que se sentia angustiada.
Era un malestar que conocia bien, que padecia a
menudo, sobre todo por las mananas, en la duermevela,
al salir del limbo de los suenos. Porque se necesita cierto
grado de confianza en el mundo y en uno mismo para
suponer que la realidad cotidiana sigue ahi, al otro lado
de tus parpados apretados, esperando con mansedumbre
a que te despabiles. Aquel dia, Zarza no se fiaba especialmente
de la existencia, y permanecio con los ojos cerrados,
temerosa de mirar y de ver. Estaba boca arriba en la
14
cama, todavia atontada y sin haber acabado de ensamblar
su personalidad diurna, y el mundo parecia ondularse
a su alrededor, gelatinoso e inestable. Ella era una naufraga
tumbada en una balsa sobre un mar tal vez plagado
de tiburones. Tomo la tozuda decision de no abrir los
ojos hasta que la realidad no recobrara su firmeza. En
ocasiones regresar a la vida era un viaje dificil.
Desde la oscuridad exterior llego un largo gemido y
Zarza apreto un poco mas los parpados. Si, en efecto, era
una queja casi animal, un ronco lamento. Ahora se escuchaba
otra vez. Agitados murmullos, llorosos soliloquios,
luego una cascada de suspiros. Subitamente, crujidos de
madera, como un velero zarandeado por el viento. Voces
de hombre. Gritos. Golpes resonantes de carne sobre
carne y mas crujidos ritmicos. A pocos metros de los ojos
cerrados de Zarza, de la cama de Zarza, del dormitorio de
Zarza, una pareja debia de estar haciendo el amor. Incluso
cabia la posibilidad de que estuvieran engendrando un
hijo. A estas horas, penso con incredulidad y desagrado.
Al otro lado de la pared explotaba la vida, mientras Zarza
emergia pesadamente de un mar de gelatina. El ruido
de los cuerpos proseguia, toda esa exageracion, ese blando
jaleo. Reducido a este barullo vecinal, descompuesto
en roces y gemidos, el acto sexual resultaba ridiculo y
absurdo. Una especie de espasmo muscular, un empeno
gimnastico. El chillido estridente de la alarma del reloj
coincidio con el alarido final de la pareja. Malhumorada,
Zarza abrio lentamente un ojo y luego el otro.
(…)

Оставить заявку на описание
?
Отзывы
Найти пункт
 Выбрать станцию:
жирным выделены станции, где есть пункты самовывоза
Выбрать пункт:
Поиск по названию улиц:
Подписка 
Введите Reader's код или e-mail
Периодичность
При каждом поступлении товара
Не чаще 1 раза в неделю
Не чаще 1 раза в месяц
Мы перезвоним

Возникли сложности с дозвоном? Оформите заявку, и в течение часа мы перезвоним Вам сами!

Captcha
Обновить
Сообщение об ошибке

Обрамите звездочками (*) место ошибки или опишите саму ошибку.

Скриншот ошибки:

Введите код:*

Captcha
Обновить